martes, 17 de diciembre de 2013

Fiamma.

-¡Se avecina tormenta -grita el folio al horizonte- y me quema! -grita el folio al horizonte.
Un lago de entrañas escarlata mi poesía acuchillada, una vena raída, descosida. Noé se embarca en mi pupila rasgada; al timbre del horno salta por los montes de mi faz desubicada.

-¡Queroseno para el llanto que se esconde en la traquea!, -Arañando comisuras la rabia, aún viva, agoniza (¡PUTA!)- ¡queroseno para el llanto y que arda la garganta!.




No hay comentarios:

Publicar un comentario