lunes, 29 de abril de 2013

Litera.





En las llanuras de mis labios, donde crecían las palabras, allí, donde nacían, sembré el silencio.

-Escritora, - me dije- ¿Qué harás tú sin las palabras?, dime, ¿qué hará tu corazón sin sus latidos?.
En mi respuesta dejé el viento, acariciándome las entrañas, acariciando siempre el arpa que habitando en mi pecho estaba...
Si bien las palabras se marchasen, ¿qué haría yo en su ausencia?, y entonces apremié el consuelo de saber que el amor es indescriptible y que siempre en su naturaleza, respira el silencio.

Donde se encuentra la ausencia, donde están mis latidos, donde fluye mi sangre, siempre, letras.














Tuya siempre, siempre tuya, Gaia.

2 comentarios: