martes, 14 de diciembre de 2010

Por recordar me recuerdan...


Un día más, después de la eterna eternidad, detrás de esta ventana por la que miro...
A mi parecer las estrellas han decidido caer, pequeños brillos que levemente agonizan, perdiendo la magia que los hace volar...

Y, ¿si recuerdo esos pequeños copos que albinan la tierra, que con el tiempo marchitan? por recordar me recuerdan aquellos recuerdos que los demás recuerdan olvidar, tan inútiles, frágiles, tan amados por mi, tan efímeros momentos, tan plagados de movimiento... Son granitos de arena en esta playa, esos pocos de este todo, de este todo que es la playa, de esa playa que es mi vida, que mi vida es mi dolor...

Y en buen tiempo venidero esos granos en la playa, esos copos en la tierra, son, sin más motivo, el recuerdo que recuerda que vivir es la ilusión de una tonta ilusionada, escondida entre momentos, anclada en el pasado y centinela del tiempo, alcahueta de amores irreales, vividora de cuentos...


Siempre tuya, Gaia.