martes, 9 de noviembre de 2010

Todos los deseos sin cumplir.


Odiado mundo:

Hoy descubrí que las noches se reían de mi, era el pasatiempo de la estrellas, siempre miré al infinito esperando encontrar una respuesta a preguntas que el corazón me hacía sentir...

Y ahora, mientras pienso en el silencio de las notas que mece el viento, averiguo que soy una de las piezas que utiliza el tiempo, una de las tantas fichas del tablero, y sigo aquí, sólo porque hay que terminar la partida, para que otra como yo, pueda empezar; en un eterno frenesí, y apuesto todo a una, pues mi única elección es vivir.

Aunque llegue a la meta con las manos vacías, con todos los deseos son cumplir, diré con orgullo que recorrí mi camino, de principio a fin, despacio, sin pararme, enfrentada con la tristeza y ganadora de la batalla, siempre hacia delante aunque saliera herida, nada puede pararme, pues igual que una ola del mar, a veces mansa y otras violenta pero nunca pausada, sólo la parca podrá robarme las ganas de descubrir, otra vez, que las noches se reían de mi.

W#Impossible, siempre tuya... Gaia.