miércoles, 25 de agosto de 2010

Seguiré muriendo.


Filosofía irreal, laberinto con salidas, mil salidas que conllevan al desastre y unas pocas que te hacen sonreir, es castigo cuando añejas y bendición cuando emanas, el dolor es eterno y la felicidad escasa.
Embarcamos en viajes sin saber muy bien a donde llegar, sin puerto donde parar, y no sabemos que constantemente habrá un oleaje que nos lleve a naúfragar, "locura humana" lo llamo yo, perderlo todo siendo nada, nada es suficiente, porque bajo la tierra solo se respira ausencia, cuando llega el fin solo nos quedan recuerdos, recuerdos de una vida, llena de satisfacción.
Nadie sabe vivir, pero saben que la muerte es la meta en la vida, el fin de los sueños y de las alegrias, el fin de la tristeza y de la añoranza, no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Cuando la muerte se avecine, aprenderé a vivir, hasta que no llegue el momento seguiré muriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario