viernes, 27 de agosto de 2010

¿Qué diferencia hay?



La sangre caía de sus oidos, nada más me llamó la atención, nunca había deseado la muerte pero al ver aquella escena una sensación de placer subió por mi pecho, quise que cada gota de sangre le doliera, sentí satisfacción por mi vergonzosa victoria, grandeza y superioridad, nunca más me atacaría, era un insecto absurdo en las manos de un coloso, se creía grande pero grande era yo, su vida ahora era mia, y podía jugar con ella como un niño con una pelota, era mi momento, le sonreí para que viera mi disfrute, y me marche sin girar mi mirada, oí como gemía, pero no me di la vuelta...

Y ahora estoy aquí, gastando tinta, derrochando papeles blancos, pudriendome entre barrotes, y aún así, no siento ni una sola pizca de culpabilidad, mi vida se esfumó con la suya pero ya no tengo moratones en la cara y cuando me miro al espejo soy capaz de reconocerme, de saber quien soy. Yo le quité la vida y él a mi la sonrisa, ¿qué diferencia hay?.

jueves, 26 de agosto de 2010

Todo acaba como empieza.


Querido diario: Hoy mi deseo es...

-Crear hoyitos en mis mofletes, enarcar una ceja y desafiar al mundo, sabiendo que gano yo, porque hoy nada me quita la sonrisa de la cara, hoy la música está en mis venas y la literatura marca los latidos de mi corazón, me hacen vivir, el amor me llena y sé que la victoria es mia, y si no venzo, estoy dispuesta a morir, hoy si, porque no temo, soy libre y ni siquiera las cadenas me atan, grito, bailo, sonrío, lloro de alegría y no me canso, no tengo ritmo cardíaco, mi corazón tiene alas, palpita libre, igual que libre vivo yo.

Solo tengo lotes de abrazos que regalar y no me importa quien los reciba, seré la marea del mar, el aire en un globo, el motivo de su sonrisa, igual que lo es él de la mia. El mundo gris que conoce, ya no existe, lo he pintado de colores, para él.


Crear hoyitos en mis mofletes, enarcar una ceja y desafiar al mundo.

Atte: Siempre tuya, Gaia.

miércoles, 25 de agosto de 2010

Seguiré muriendo.


Filosofía irreal, laberinto con salidas, mil salidas que conllevan al desastre y unas pocas que te hacen sonreir, es castigo cuando añejas y bendición cuando emanas, el dolor es eterno y la felicidad escasa.
Embarcamos en viajes sin saber muy bien a donde llegar, sin puerto donde parar, y no sabemos que constantemente habrá un oleaje que nos lleve a naúfragar, "locura humana" lo llamo yo, perderlo todo siendo nada, nada es suficiente, porque bajo la tierra solo se respira ausencia, cuando llega el fin solo nos quedan recuerdos, recuerdos de una vida, llena de satisfacción.
Nadie sabe vivir, pero saben que la muerte es la meta en la vida, el fin de los sueños y de las alegrias, el fin de la tristeza y de la añoranza, no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Cuando la muerte se avecine, aprenderé a vivir, hasta que no llegue el momento seguiré muriendo.